¿Cómo se convierte el cuerpo en la mente?

Si vives por ejemplo en un estado mental llamado sufrimiento y has dominado ese sentimiento,  el cuerpo lo conoce mejor que el cerebro. Cuando podemos repetir algo tantas veces, lo archivamos en un sistema de memoria diferente, donde el cuerpo literalmente sabe mas que el cerebro. Cuando afirmamos que deseamos ser felices, el cuerpo recibe la señal del cerebro y la mente y el cuerpo empiezan a trabajar juntos.

 

Nuestros pensamientos estimulan al cuerpo,  si  empezamos a pensar  de un modo negativo, empezamos a sentirnos de un modo negativo. Una vez que nos damos cuenta de que nos sentimos negativos, lo normal es pensar del modo en que nos sentimos, con lo que se crean mas sustancias químicas para que nos sintamos como pensamos y pensamos como nos sentimos. Y esta continuidad química, es lo que se llama UN ESTADO DEL SER.

 

La neurociencia y la psicología afirman que nuestro cerebro está organizado para reflejar nuestro entorno y nuestro cerebro es un reflejo del entorno. Piensa en esto: si nuestro cerebro es un reflejo de nuestro entorno y nosotros vamos por la vida inconscientemente, todos los elementos de nuestro mundo, la gente, las cosas, los lugares, y los sucesos que vivimos están activando diferentes circuitos de nuestro cerebro que nos produce un pensamiento.

 

Es decir, reaccionamos al mundo exterior. Y es el entorno es que causa nuestros pensamientos. Si es el entorno el que causa nuestros pensamientos, nunca pensaremos mas allá de lo que causa nuestro entorno. Y si nunca pensamos mas allá de nuestro entorno, será el mismo estímulo el que cause nuestros pensamientos para seguir creando las mismas circunstancias en nuestra vida.

 

Debemos cambiar nuestra arquitectura para que nuestra mente y cerebro se adelanten al entorno. Si seguimos permitiendo que el entorno provoque nuestros pensamientos y seguimos respondiendo del mismo modo, jamás cambiaremos. Y cambiar es pensar y actuar mas allá del entorno, pensar y actuar mas allá de las circunstancias de nuestra vida.

cerebro3.png

 

Cuando hablamos del cambio, cuando aprendemos nueva información,  es importante empezar a fijar esa información en nuestro cerebro, debemos de practicarla mentalmente. Debemos de repasarla mentalmente suficientes veces como para crear literalmente una mente nueva. Recuerda: la mente es el cerebro de la acción, es el cerebro en funcionamiento.  

 

Si repetimos los mismos pensamientos una y otra vez, empezamos a fijar esa nueva información , estamos literalmente creando una nueva mente. Si repetimos esa acción con suficiente atención y suficiente repetición  el cuerpo empezará a responder, cuando el cuerpo empieza a responder, el cuerpo y la mente trabajan juntos.

 

Estamos reacondicionando el cuerpo a una nueva mente. Y cuando el cuerpo y la mente se adelantan a la experiencia, la experiencia nos encuentra. La mayoría de las personas que atraviesan el cambio, tienen una intención, afirman que quieren ser felices, pero su cuerpo está acondicionado a ser infeliz.

 

Para poder cambiar debemos hacer que la mente y el cuerpo funcionen a la par. Una vez que la mente y el cuerpo funcionan a la par, y lo hemos practicado y tenemos la intención de un resultado, deberíamos ver una respuesta en nuestro mundo. Deberíamos ver que suceden cosas, oportunidades, circunstancias, sincronicidades que reflejen que la mente y el cuerpo se han adelantado a la experiencia y la experiencia realmente se aproxima.

 

Fuente: Joe Dispenza