El cerebro del Corazón

En la década de los noventa, el neurocardiólogo J.Andrew Armour acuño el concepto del "heart brain" (cerebro del corazón): un sistema nervioso cardiaco con neuronas, neurotransmisores, proteinas y células de apoyo similares a las que se encuentran en el cerebro, mediante el cual el corazón aprende, recuerda, siente y percibe de forma autónoma. Está directamente comunicado con nuestro cerebro emocional, y posee una propiedad asombrosa, la capacidad de intuición: el corazón reacciona al estímulo "antes de que se produzca" y antes de que la información llegue al cerebro. 

 

Nuestro corazón origina además un campo electromagnético cien veces mayor que el cerebro, que influye en el entorno según la información que transmita. También se ha comprobado que alberga memoria de corto y medio plazo, que nos permite tomar decisiones funcionales y rápidas sin el concurso del cortex cerebral. 

 

El corazón es además uno de los órganos endocrinos mas importantes del cuerpo: produce al menos cinco hormonas fundamentales. El corazón hace mucho mas que bombear sangre al organismo. En realidad está muy ligado a procesos de regulación y sanación de diferentes formas: influye en la presión sanguínea, produce hormonas y genera un campo de comunicación electromagnética. La función cerebral está intimamente ligada con él.

 

shutterstock_2434432331coraznverde.jpg


El corazón funciona como una verdadera y potente centralita que envía señales al resto del cuerpo. De hecho es el primer órgano en formarse en el feto, en el plazo de unos diez días después de la concepción y se cree que proporciona el campo electromagnético del que el ADN depende para operativizar sus instrucciones. 

 

El corazón empieza a latir en el feto mucho antes de que se forme el cerebro. Los científicos no saben exactamente qué es lo que hace que empiece a latir. Parece que de alguna manera el primer impulso lo da el latido de la madre y luego el corazón se hace autorrítmico y empieza  a latir por si mismo. El latido cardiaco se genera desde el mismo corazón y no necesita está conectado al cerebro para seguir latiendo.

 

Se ha descubierto que en el corazón hay alrededor de 40.000 neuronas que conectan directamente y sin intermediarios, el corazón y el cerebro, especialmente la zona relacionada con las emociones, dando lugar a un diálogo permanente corazón-cerebro del que ni siquiera somos conscientes. Literalmente hay un "cerebro" en el corazón. 

 

Se sabe además que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben  la información energética contenida en nuestro corazón. 

 

Cultiva el silencio, 

contacta con la naturaleza, 

vive periodos de soledad,

medita,

contempla,

cuida tu entorno vibratorio, 

trabaja en grupo,

vive con sencillez,

y pregunta a tu corazón...cuando no sepas qué hacer.