El momento más importante de tu día es el momento en que te levantas

El momento más importante de tu día es el momento en que te levantas. Ese momento cuando tus pensamientos conscientes comienzan a fluir y comienzas a planificar mentalmente o a pensar en tu día.

Muchas veces dejamos que el estrés de lo que tenemos que hacer nuble nuestras mentes. Los pensamientos que tenemos al comienzo de nuestro día marcan la pauta para el resto del día.

¿Alguna vez has empezado tu mañana pensando todo lo que tienes que hacer y que nunca lo lograrás? ¿O te sientes apresurado y todo comienza mal?

Mi pregunta para ti a continuación es: ¿en qué piensas cuando te despiertas? ¿Estabas pensando en cuánto te disgusta tu trabajo? ¿Estabas enojado con alguien? 

Cada mañana cuando me levanto, agradezco a mi cama por otra gran noche de sueño. Comienzo a mostrar gratitud por las cosas más pequeñas de mi hogar. Agradezco a mi cuerpo y salud por permitirme disfrutar de otro hermoso amanecer.

Mostrar gratitud puede establecer un tono positivo para tu día. Te prometo que tu día comenzará mucho más agradable. Mientras realizas tus tareas matutinas (lavarte los dientes, bañarte, vestirte, revisar tu correo electrónico, etc.) comienza a notar los pensamientos que fluyen por tu mente.

¿Son positivos? ¿Estás apreciando las pequeñas cosas en tu vida? Comienza a darte cuenta de esto y si estos pensamientos son negativos, simplemente date cuenta y piensa si te ayudan a comenzar bien el día. 

Empecemos prestando atención a cómo sales de casa.

¿Qué piensas o dices cuando abres la puerta para salir?
¿Qué dices cuando lo cierras?
¿Qué dices cuando estás caminando hacia tu coche?
¿Te estás dirigiendo a tu día con entusiasmo o por el contrario con preocupación y estrés?

Recuerda, la mañana no es el único momento para ser consciente de los pensamientos que albergamos. Periódicamente a lo largo del día, tómate 30 segundos para relajar los hombros y cerrar los ojos. Inhala profundamente por la nariz y exhala lentamente por la boca. Devuelve la conciencia a tus pensamientos y pregúntate:

¿Me están ayudando estos pensamientos?