Escuela de Educación Emocional  606.393.345 / info@humaning.es

Ocho semanas de meditación pueden cambiar el cerebro

Estudio liderado por el Hospital General de Massachusetts, que ha realizado el primer estudio que documenta cómo ejercitar la meditación puede afectar al cerebro. Según sus conclusiones publicadas en la revista Psychiatry Research, la práctica de un programa de meditación durante ocho semanas puede provocar considerables cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés. 


Es decir, que algo considerado espiritual, nos transforma fisicamente y puede mejorar nuestro bienestar y nuestra salud. Los participantes en el grupo de meditación pasaron 27 minutos cada día practicando. El análisis de las imágenes por resonancia magnética encontró un incremento de la densidad de materia gris en el hipocampo, una zona del cerebro importante para el aprendizaje y la memoria y en estructuras asociadas a la autoconciencia, la compasión y la introspección. 


 mindfulnessnuevo.png


Además se descubrió una disminución de la materia gris en la amígdala cerebral, un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales, lo que está relacionado con una disminución del estrés. 


"Es fascinante ver la plasticidad del cerebro y cómo, mediante la práctica de la meditación, podemos jugar un papel activo en el cambio del cerebro y puede aumentar nuestro bienestar y calidad de vida" dice Britta Hölzel, autora principal del estudio. 


También a  nivel celular podemos encontrar cambios relacionados con la práctica del Mindfulness. Los cambios psicológicos positivos que ocurren durante la meditación provocan una mayor actividad de la telomerasa, según un estudio publicado en Psychoneuroendocrinology, por un equipo encabezado por Tonya Jacobs y Elizabeth Blackburn, de la Universidad de California. 


Esta última recibió el Nobel por sus trabajos sobre los telómeros y la telomerasa. Los telómeros son secuencias de ADN al final de los cromosomas que tienden a hacerse mas cortas cada vez que la célula se divide. Cuando los telómeros alcanzan una longitud por debajo de un valor crítico, la célula ya no puede dividirse apropiadamente y termina muriendo. La telomerasa es una enzima que puede reconstruir y alargar los telómeros. 


Los resultados obtenidos son producto del proyecto Shamatha, uno de los primeros estudios detallados a largo plazo o longitudinales y con grupos de control sobre los efectos, psicológicos y fisiológicos del entrenamiento en meditación. Este estudio es el primero en ligar el bienestar psicológico con niveles mas altos de telomerasa, una enzima que es importante para la salud a largo plazo de las células.